dirigir a modelos profesionales

¿Cómo dirigir o guiar a un modelo en una sesión fotográfica?

Como ya sé que a muchos de vosotros os gustan los retratos, en el artículo de hoy voy a tratar un tema que suele preocupar bastante a aquellos que empiezan en este campo. “¿Cómo guiar o dirigir las poses del modelo correctamente?” Es la pregunta que me hace Bresne en esta ocasión.

Pues bien, a lo largo de este artículo voy a guiarte yo a ti para que seas capaz de dirigir a tus modelos en las siguientes sesiones fotográficas que realices.

Ten una base fuerte de conocimientos sobre retratos

Cuando estás empezando en esto de la fotografía de retratos, lo normal es que empieces a usar a tus amigos y familiares como modelos. Todos lo hemos hecho. De hecho, yo lo sigo haciendo de vez en cuando para sesiones de fotografía de stock.

Sin embargo, es muy normal que estas personas no tengan una soltura considerable a la hora de estar delante de una cámara, ya que no son modelos profesionales. Y probablemente tú tampoco tienes una soltura extrema siendo el que hace las fotos, porque si no, no estarías leyendo este artículo (o por lo menos este apartado).

Con esto, lo que quiero decir es que la responsabilidad no es puramente del modelo, ni del fotógrafo. De hecho cuando una sesión sale bien, todos han participado de igual forma haciendo que sea posible.

Lo más importante, bajo mi punto de vista, es que siempre tengas en mente que el modelo es una persona (sea o no un conocido tuyo), y las personas trabajan mejor cuando están en un ambiente agradable, o sea que voy a darte estos primeros trucos para que te ayuden a conseguir mejores fotos con modelos amateurs y, más adelante, te explicaré mis recomendaciones para todo tipos de modelos (principalmente profesionales).

Pero antes de seguir leyendo quiero asegurarme de que tienes unas buenas bases de fotografía porque, si no, no tiene mucho sentido. O sea que te dejo por aquí el curso básico de fotografía para principiantes, para que le eches un vistazo y compruebes si ya tienes bien interiorizados todas las bases de la fotografía.

curso de fotografía básica

¿Cómo dirigir a modelos amateurs o principiantes?

En este apartado voy a explicarte las mejores prácticas para que los modelos principiantes a los que les hagas sesiones de fotos se sientan cada vez más cómodos en las mismas. O sea que ¡vamos allá!

Haz que el modelo se sienta a gusto contigo durante la sesión

De verdad, se que puede parecer una tontería y que pensarás que ya lo haces, pero puede que te equivoques. Cuando el modelo está totalmente a gusto es cuando el trabajo va a fluir más por parte de ambos. Esto se acentúa en modelos y fotógrafos principiantes, que aún no saben cómo hacer las cosas de una forma fluida.

Te voy a dar unos consejos para que consigas crear una atmósfera agradable para ambos:

  • Conforme veas al modelo, quedaros un rato charlando. No empieces a hacer fotos nada más le veas.
  • Mientras estáis charlando, puedes sacar la cámara y dejártela puesta (incluso puedes llevarla encima desde el primer momento). Así cuando toque empezar a hacer fotos ya se sentirá a gusto sabiendo que tú le vas a hacer fotos.
  • Invítale a un refresco, cerveza o lo que le apetezca, para que se sienta como en casa. Bajo mi punto de vista, cuando acabe la sesión no solo tiene que haber hecho fotos, tiene que irse a su casa pensando: “Joder, ¡que bien lo he pasado! Y, además, hemos hecho fotos chulas.”.
  • Te recomiendo que empieces la sesión examinando el lugar, pidiéndole que se ponga en un lugar concreto para que hagas unas fotos y puedas medir la luz, incluso haciéndole hacer alguna tontería para romper el hielo. Estas son formas de hacer que un modelo que no es profesional se sienta cómodo al empezar y no sienta tanta presión encima.
que el modelo se lo pase bien en la sesión
  • Durante la sesión, podéis seguir hablando de lo que queráis, pasando un muy buen rato.
  • Si alguna foto mola mucho, puedes enseñársela. Pero solo con fotos que molan mucho. También puedes, de vez en cuando, enseñarle de una pasada muy rápida muchas fotos seguidas.
  • Puedes pedirle que te haga alguna foto a ti también, para romper el hielo y que vea que no pasa nada por ponerse delante de la cámara (obviamente para modelos más amateurs).
  • Si alguna foto no sale bien, ¡nunca le eches la culpa!

Además de todas estas técnicas para que pase un rato agradable, has de aprender a maximizar el tiempo y saber cómo guiarle.

Lleva una lista de fotos de inspiración

Ves a la sesión con una lista de fotos de inspiración y enséñaselas (tras haberos conocido y creado una buena atmósfera, como he explicado previamente).

Déjale claro que esas fotos no son para hacerlas tal cual, sino para que os inspiréis los dos. Es decir, la lista de fotos sirven para dejar clara la esencia que quieren que tengan las fotos de la sesión. Eso sí, es importante que el modelo se sienta cómodo y de acuerdo con ese tipo de sesión, con esa atmósfera que quieres generar.

fotos de inspiración sesión

También es posible que aporte ideas y meta su personalidad y filosofía dentro de la sesión, lo cual quiere decir que la atmósfera generada será la suma de las fotos de inspiración más su esencia propia. Aunque esto se nota todavía más en modelos con algo de experiencia.

En modelos amateurs es muy muy común que les ayude esta lista de fotos de inspiración, ya que les ayuda a quitarse el peso de tener que saber qué hacer en cada momento de encima, además de inspirarles y entender mejor lo que pretendes conseguir con la sesión.

Dile al modelo que la finalidad no es salir bien en una foto

Asegúrate de que la persona está disfrutando durante la sesión y que, además, no tenga presión encima. Muchas veces los modelos se echan mucha presión encima (sobre todo los amateurs) queriendo salir bien en la foto, pero has de explicarles que la finalidad no es salir bien, sino realizar determinada postura o gesto y captarlo con la cámara.

Puedes, incluso, para perder el miedo, hacer fotos chorras para empezar, o haciéndole hacer algún gesto o postura que saben seguro que pueden hacer y/o tienen ensayado. Si consigues que se ría y que disfrute, se quitará la presión de salir “bien” en la foto y querrá, simplemente, seguir haciendo la sesión.

FOTO-TRUCO: otro truco que hago para quitarles presión es decirles que en una sesión consigo 10-15 fotos buenas, y que si hago 200 en la misma es para conseguir que las que son buenas, sean buenas. ¿Y qué pasa al final? Que cuando llevo media sesión ya tengo las 10-15 fotos buenas, entonces se lo comunico y en ese momento ya se suelta porque sabe que el objetivo ha sido logrado super rápido, dándole mucha seguridad. Es entonces cuando empiezan a salir las fotos realmente buenas.

Eso sí, no le mientas eh, dile que ya tienes X fotos buenas cuando las tengas de verdad, porque igual quiere verlas.

Enséñale las mejores fotos

Más adelante hablaré de si considero oportuno o no enseñar las fotos en líneas generales durante las sesiones. Pero vaya, lo importante es que si es un modelo amateur enseñes “la foto”. Es decir, cuando consigas esa foto super guapa que sabes que le va a encantar, has de enseñársela. De esta forma, se pondrá contenta y cogerá confianza para seguir haciendo la sesión.

Hazle fotos en movimiento o realizando acciones que le gusten

En vez de poses fijas, dile que haga un movimiento que implique esa pose y tú disparas en ráfaga durante todo el movimiento. Con esto por una parte conseguirás que sea un movimiento más fluido y natural; y por otra parte igual te gusta más una de las fotos previas/posteriores al punto exacto de la pose que tenías pensada.

Eso sí, cuando haya hecho el movimiento unas veces y se haya soltado, dile que lo haga más lento (siempre y cuando sea natural a esa velocidad). De esta forma conseguirás la foto sin que tenga la típica cara de velocidad y, además, será más sencilla de realizar por ti.

poses con movimientos para modelos amateurs

Lo que para mí es más importante. Con modelos amateurs, intenta hacerles fotos haciendo algo que les guste. Si a alguien le gusta hacer una ruta de montaña, podéis ir a la montaña y hacer fotos a mitad ruta. Si a alguien le encanta el café, id a una cafetería y hacéis fotos durante el ritual, etc… Se nota, cuando miras la foto, si algo te gusta o no, porque estás cómodo haciéndolo.

Prueba diferentes localizaciones

Si te quedas sin ideas, quédate mirando el entorno, pídele que se ponga en diferentes lugares, aunque sea sólo por probar, y verás como en algún momento esa persona hará algún gesto que te inspire.

No copies sesiones

NO INTENTES COPIAR SESIONES AL 100%. Lo mejor que puedes hacer es llevar un par de sesiones contigo, intentar hacer algunas fotos parecidas, pero adaptándolas a vuestras circunstancias (ni esa persona es el mismo modelo, ni tú eres el mismo fotógrafo, ni estáis en el mismo lugar, ni hay la misma luz, ni lleva la misma ropa…).

error en fotografía

Además, si intentas hacer 100% las mismas fotos y en estas aparecen modelos profesionales y las han hecho fotógrafos con mucha experiencia pasarán dos cosas:

  1. Pondrás mucho peso en los hombros del modelo. Es decir, le cargarás con mucha responsabilidad, estrés e inseguridad porque se comparará con el modelo de la foto de muestra.
  2. Tendrás las expectativas muy altas y luego no estarás contento con el resultado.

Esto quiere decir que la sesión que lleves como inspiración sea puramente eso, inspiración.

Que no mire a cámara

Lo mejor que puedes hacer con personas que no saben modelar, para que vayan adquiriendo más y más confianza progresivamente, es que no miren a cámara en las primeras fotos, ya que no saben qué gestos hacer con la cara.

Una vez hayas hecho diferentes fotos chulas de esta forma, seguro que ya cogen confianza y se atreven a mirar a cámara haciendo diferentes poses/gestos.

que el modelo amateur no mire a cámara

Por otra parte, esto no has de aplicarlo con modelos profesionales, ya que sabes perfectamente lo que tienen que hacer cuando miran a cámara y no parece algo forzado cuando lo hacen.

Empieza con planos generales

Este consejo también es muy útil para modelos amateurs (tranquilo que en breves iremos con los consejos para modelos tanto amateurs como profesionales).

Intenta evitar, sobre todo, los planos muy cerrados de la cara en las primeras fotos. Es decir, tu objetivo es conseguir fotos chulas lo antes posible para que las vea, le gusten y se sienta más cómo y seguro.

Por ello, lo mejor es empezar por planos más abiertos en los que el modelo no es el centro de atención. Posteriormente puedes ir acercándote cada vez más, conforme vaya cogiendo confianza, hasta llegar a hacer, incluso, primeros planos.

fotos de cuerpo entero modelos amateurs

Usa elementos extra

Cuando hablo de elementos extra me refiero a pieza de atrezzo o cualquier accesorio que puedas utilizar en tus sesiones para complementar la atmósfera y para que el modelo no sea el centro de atención. De esta forma conseguirás, como ya te he dicho anteriormente, que el modelo vaya cogiendo confianza.

utiliza atrezzo con modelos principiantes

En esta caso, cuando vea las fotos, verá que quedan muy chulas ya que él o ella no es el centro de atención, sino que lo es junto al elemento que has añadido en la composición.

Y por supuesto algo que no debe faltar en la sesión son los conocimientos sobre composición, o sea que te dejo por aquí el curso sobre las técnicas básicas y fundamentos de la composición fotográfica, para que le eches un vistazo.

curso composición fotográfica

Practica con diferentes modelos

Ves practicando con diferentes modelos. A ser posible con aquellos que ya hayan estado en sesiones de fotos. Verás como, poco a poco, irás aprendiendo a manejar la situación y te irán inspirando.

Te recomiendo que le eches un vistazo a este artículo en el que hablo de cómo encontrar modelos.

Y conforme vayas haciendo sesiones y sesiones, cada vez te sentirás mas a gusto contigo mismo y empezarás a interiorizar todos los conceptos que te he explicado hasta ahora y, entonces sí, podrás empezar a utilizar los siguientes consejos que voy a darte para guiar a modelos profesionales.

Trucos para dirigir a un modelo profesional en una sesión de fotos

Como ves, he nombrado por encima al fotógrafo en este aspecto. ¿Por qué? Porque la ejecución de las poses no debería de ser puramente responsabilidad del modelo. Es decir, como fotógrafo o fotógrafa vas a tener que guiar al modelo para conseguir que transmita lo que quieres.

Sin embargo, esto no siempre es tarea fácil, sobre todo cuando estás empezando. Pero para esto estoy yo aquí, para asegurarme de que aprendes a realizar esta tarea tan importante a través de unos consejos que voy a darte.

dirigir a modelos profesionales

Da indicaciones claras al modelo

Muchas veces se hace lo típico de: “imagínate que eres X tipo de persona o estás en X tipo de situación” o “intenta transmitir X”. Pues bien, no suele funcionar, sobre todo si el modelo no tiene suficiente experiencia. De hecho, puedes liarle bastante o generarle inseguridad, ya que no va a conseguir hacer lo que quieres, por lo tanto no va a gustarte el resultado y, por supuesto, se te va a notar en la cara.

Pero en este caso el fallo no es del modelo, sino tuyo, porque no tienes claro que es lo que quieres que haga. O sea que evita al máximo las órdenes o indicaciones abstractas.

Sí que puede funcionar, pero con modelos experimentadas, o sea que resérvate este tipo de indicaciones abstractas para estas ocasiones de forma exclusiva.

El tipo de indicaciones que deberías dar son de este estilo:

  • Gira la cabeza un poco a la derecha.
  • Inclina la cabeza hacia arriba.
  • Da un mini paso hacia delante en la misma posición.
  • Etc…

Como ves, no hace falta ser modelo para entender o, incluso, realizar estas indicaciones. Eso sí, has de saber por qué quieres que haga cada uno de estos movimientos (sobre todo para conseguir una mejor luz).

La pose siempre ha de ser de cuerpo entero

Muchas veces tenemos el fallo de querer crear o pedir una pose que solo afecte a la parte superior del cuerpo o, incluso, un gesto solo en la cara, etc… Pero es un error total. ¿Por qué? Porque no transmite lo mismo si la pose viene de los pies a la cabeza a que sólo haga parte de la misma. Por mucho que el modelo sepa, no va a transmitir lo mismo haciendo una pose a medias.

Si la pose que hace es de cuerpo entero, sin querer, se meterá en el mood, estado de ánimo o actitud que esa pose conlleva. Es decir, empezará a creérselo.

Intenta hacer tú la pose

Puede parecer gracioso, o incluso puedes llegar a sentir algo de ridículo, pero si tú eres quien realiza la postura para mostrar lo que quieres, tendrá varias ventajas para el modelo:

  • Por una parte, entenderá mejor lo que quieres.
  • Además, podrá copiarte de forma fácil y sencilla, ya que te tiene delante.
  • Y por otra parte, al verte a ti haciendo la pose, y sabiendo que ni si quiera eres modelo o una persona fotogénica, perderá el miedo o vergüenza (y créeme, se nota mucho). Este punto ayuda mucho a personas que no son modelos o todavía están empezando en esto, o sea que apúntatelo.

No dejes de hablar

Puede parecer una tontería, pero algo que siempre recomiendo es evitar los silencios en una sesión. Si consigues que haya una atmósfera adecuada, todo fluirá mucho más. Y esto se consigue gracias a conoceros mutuamente.

Es decir, creando una conversación consigues, por una parte que el modelo pierda el miedo y se entretenga y, por otra parte, que os conozcáis un poco más y, por lo tanto, puedes darle un trato más acorde a su personalidad, generando un estado de ánimo positivo.

Y no solo va a servir para que la modelo se sienta cómoda, sino para que sepa también cómo vas a organizar la sesión. Es decir, puedes decirle el tipo de foto que pretendes hacer, dónde pretendes poner la iluminación y qué tipo de iluminación vas a usar, etc…

Y si todavía no la dominas, te dejo por aquí el curso de iluminación fotográfica, para que te hagas un pro de la luz y consigas fotos y vídeos espectaculares.

curso básico de iluminación para fotografía y vídeo

Además, y ya lo último para acabar con este punto, estar todo el rato hablando conseguirá que dirijas el estado de ánimo de la persona fotografiada en todo momento y, por lo tanto, que no se pierda la conexión entre ella y el fotógrafo, lo cual es imprescindible para conseguir unas fotos perfectas.

¿Enseñar o no enseñar las fotos en la sesión?

Pues mira, esto depende mucho del tipo de modelo que sea y de las fotos que tengas hechas.

Generalmente yo suelo hacer lo siguiente:

  1. Cuando tengo un modelo amateur que todavía tiene inseguridad y vergüenza a la hora de salir en fotos, le digo que no enseño las fotos durante la sesión, pero que ha de fiarse de mí por completo. Le digo que si las fotos que ha visto mías le han gustado, que no se preocupe, ya que haré lo mismo en esta sesión.
  2. Si el modelo ya tiene experiencia de sobra y está con un buen estado de ánimo, le voy enseñando las fotos durante la sesión para guiarle un poco más y conseguir mejores resultados.
  3. En cualquiera de los dos casos, cuando veo que ha salido una foto super chula, que sé que le va a encantar al modelo, la enseño siempre. De esta forma, a la modelo que he nombrado en el primer punto (a la amateur insegura) le gustará lo que ve y aumentará su confianza.
  4. De vez en cuando, cuando ya llevo varias fotos buenas, suelo hacer una pasada muy muy rápida por las fotos para que entienda la esencia de la sesión y de lo que llevamos hecho.
  5. Lo que nunca hago es enseñar una a una cada foto si no es necesario, ya que acabas perdiendo mucho tiempo.

Fotografía el movimiento

En otro artículo, en el que hablaré de poses en fotografía, verás que parece que la persona tenga que realizar la foto y quedarse totalmente estática en esa posición. Sin embargo, si haces esto, vas a conseguir algo irreal totalmente. De lo contrario, si le explicas la pose y le dices que la consiga mediante un movimiento, conseguirás que la foto resultante quede infinitamente más natural.

Créeme, funciona. ¡Y mucho!

Eso sí, tampoco caigas en el error de que haga movimientos muy rápidos, porque entonces sus microgestos cambiarán por estar moviéndose a mayor velocidad y, además, te resultará más difícil congelar el movimiento. Es decir, que se mueva para conseguir la postura, pero lentamente.

Usa la cuenta atrás

Puede parecer un poco de la generación pasada, pero hacer una cuenta atrás puede ayudar a que la modelo se sienta más a gusto haciendo la pose. De hecho, si fusionas esto con el punto anterior, conseguirás los mejores resultados. Es decir, le dices que a la de tres pase de X postura a Y postura. De esta forma, podrás capturar la pose de forma mucho más natural e, incluso, consigues una pose en el movimiento intermedio que te gusta todavía más.

Además, muchas veces podemos usarlo para “engañar” y disparar antes de que acabe la cuenta atrás si es que nos gusta la postura inicial/intermedia. Eso sí, luego hay que avisar de que estabas probando a ver si molaba esa pose.

No pidas poses raras, difíciles o incómodas

Sí, a veces los fotógrafos pedimos poses raras, posturas que pueden ser difíciles de ejecutar por parte del modelo o, incluso, que le hagan sentir incomodidad. Sea cualquiera de las tres opciones, hay que evitarlo a toda costa.

Si ves que el modelo no está capacitado para realizar una postura porque no tiene práctica o requiere una condición física que no tiene (sobre todo si ha de realizar la pose durante un periodo de tiempo prolongado, durante varios segundos), entonces no se lo pidas.

IMPORTANTE: Un ejemplo en el que sí tendría sentido pedir una postura difícil es, por ejemplo, en una sesión de yoga en la que el modelo quiere una foto haciendo una postura que todavía no domina como para que le salga a la perfección el 100% de los intentos. En este caso sí está justificada una postura rara o de difícil ejecución.

Y si estás haciendo este tipo de fotos, en las que las posturas son extremas o requieren mucho movimiento, es imprescindible que estés usando el mejor enfoque posible para no perderte ninguna foto. Por ello, y para tener la cámara con la mejor configuración para cada momento, te dejo por aquí el curso de cómo manejar tu cámara, para que le eches un vistazo.

curso de cómo manejar tu cámara

Y exactamente lo mismo a la hora de realizar posturas que puedan incomodar a la persona. Nada de crear incomodidad a la persona en la sesión. Si no apetece, next.

Haz que la sesión sea divertida

Este es otro truco que no falla a la hora de dirigir una sesión. Haz que el modelo se lo pase bien. Y para ello, juega, ríe, pasadlo de puta madre durante la sesión. Además, si hacéis esto, se sentirá cómoda durante la sesión y sabrá que las fotos saldrán bien.

Da vía libre a la modelo para que se exprese

Está claro que se suele ir a la sesión con unas ideas claras, queriendo unas fotos más o menos preestablecidas, pero a veces las mejores son otras que son fruto de la espontaneidad. Es decir, has de dejar que la modelo sea capaz de fluir, de expresarse, por lo que si le sale una postura determinada durante la sesión o le apetece hacer algún gesto/movimiento, has de aprovecharlo.

Da igual que esta postura sea o no una de las que querías, porque muy posiblemente va a salir una foto chula de ella. ¿Por qué? Porque si la persona se siente cómoda en esa postura, la foto va a ser bonita. Y eso es así.

Espero que te haya servido estos consejos, porque son bastante útiles. Recuerda que puedes dejar un comentario o enviarme un email si tienes dudas.

Reader Interactions

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Francisco Javier Mares Guardiola.
Finalidad: Poder gestionar y moderar los comentarios que realices.
Legitimación: Tu consentimiento para la finalidad descrita.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros no necesarios para el desarrollo de la actividad, salvo por obligación legal. No se harán transferencias de datos a terceros países.
Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional y detalladaPolítica de Privacidad.

¿Quieres aprender todos mis secretos?

monte cook hooker valley track

Algo es secreto cuando no es compartido. 

¿Y si te digo que en mis cursos te comparto absolutamente todo lo que me ha llevado a tener el nivel que tengo ahora mismo?

Así es, ya no es un secreto, y tú puedes hacerlo igual que yo, o sea que EMPIEZA YA.