Share on facebook
Share on twitter
Share on email

¿Qué es el balance de blancos en fotografía?

Si estás empezando en este mundillo es muy posible que te hayas hecho ya esta duda porque has visto este concepto en algún que otro lugar.

Obviamente, y como ya te puedes imaginar, es un concepto esencial y bastante básico, del cual no había hablado hasta la fecha. O sea que hoy toca un artículo al respecto.

Balance de blancos en fotografía digital

El balance de blancos es un parámetro que se usa en fotografía y que determina si los colores son neutros o tienen alguna dominante de color. Puede que en tu cámara esté denominado por sus siglas en inglés (WB, de white balance).

Temperatura de color en fotografía

Te habrás fijado que hay fotos con todos más azulados y otras con todos mas amarillos/naranjas. La diferencia radica, normalmente, en el balance de blancos (concretamente en la temperatura de color). En ambos casos, se habría medido mal la temperatura de color.

Este parámetro se mide en grados Kelvin o K. Cuanto más elevado es el número, más amarilla/naranja será la foto y cuanto más bajo es, más azul.

Matiz en el balance de blancos

El matiz mide si hay una dominante verde o magenta en las fotos.

Que exista una dominante de este tipo es más difícil, pero también se ajusta desde el balance de blancos.

Generalmente, cuando ajustas el balance de blancos en tu cámara, el primer parámetro que te aparece para modificar es la temperatura de color, pero si le das a la derecha (suele ser así en la mayoría de cámaras, aunque podría ser diferente en la tuya) llegarás a un indicador de dominante de color en el que puedes ajustar el matiz.

¿Para qué sirve el balance de blancos?

El balance de blancos sirve para que los colores primarios estén correctamente equilibrados. Es decir, que el rojo sea rojo, que el azul sea azul y que el verde sea verde.

Y esto se ve reflejado de forma muy notable en el color blanco y el negro.

Es decir, si usas un buen balance de blancos los colores de la imagen estarán correctamente balanceados (valga la redundancia).

Sí, sí, pero…

¿Cómo se usa el balance de blancos?

En tu cámara tendrás un control que, generalmente aparecerá con las siglas en inglés (WB). Pues bien, lo has de ajustar a unos grados Kelvin determinados para que la foto no esté excesivamente cálida ni fría.

A esto se le llama también “temperatura de color”, es decir, cuantos más grados K, más temperatura de color tendrá la imagen. Es decir, estará más cálida (en definitiva, más amarilla/naranja). Y al contrario, por supuesto, si usas una temperatura de color bajita.

Muy probablemente seguirás teniendo una duda y es que no sabes cuál debería de ser la temperatura de color “neutra o correcta”.

Además de la temperatura de color, deberás de ajustar el matiz en caso de que sea necesario (aunque es más raro que tengas que llegar hasta aquí, podría pasar).

¿En qué fijarse para usar la temperatura de color correcta?

Puedes fijarte en que los colores sean lo más neutros posibles. Sin embargo, la forma más fácil de usar la temperatura de color de forma correcta es que te fijes en los blancos y en los negros de la imagen. Los blancos deberían de ser blancos perfectos, y los negros negros puros. Es decir, sin tintes de ninguna tonalidad.

Lo mejor que puedes hacer, tras hacer un par de fotos a una temperatura de color concreta es ampliar esa imagen desde la cámara y fijarte en algo que sea de color blanco o negro. Entonces, analiza estas partes. Si están muy azules, significa que te has quedado corto y has de subir unos grados esa temperatura de color, y si están amarillas esas zonas, deberás de bajar esa temperatura de color.

Y si ya sabes un poco sobre el tema, puede que te estés preguntando ¿qué pasa con los raws? Los raws son archivos brutos a los que se les puede modificar el balance de blancos, a posteriori, entre otras cosas.

¿Afecta el balance de blancos a los raw?

La teoría dice que no les afecta como tal. No obstante, y aunque puedas modificar a posteriori la temperatura de color, te recomiendo que intentes hacer las fotos usando la temperatura de color adecuada, porque así verás de una forma más fiel cómo te va a quedar la foto final.

Y ahora tendrás la duda de: ¿y si disparas en JPG?

¿Afecta la temperatura de color al JPG?

Sí. Por supuesto que sí. En este caso vas a tener que clavar la temperatura de color al máximo posible para evitar perder calidad de imagen reeditando la fotografía. Te recuerdo que existen diferencias entre los archivos raw y los JPG y has de tenerlas en cuenta a la hora de configurar tu cámara.

¿Puedo modificar la temperatura de color en Lightroom para dejar la foto perfecta?

Por supuesto que sí. Casi siempre vas a tener que modificar las temperaturas de color de una sesión, aunque sea de forma ligera. Te recomiendo que aprendas a usar Lightroom lo mejor posible para sacar el máximo partido a tus fotografías.

Ya sabes que además de todos estos artículos dónde te enseño fotografía totalmente gratis, tengo una suscripción mensual muy económica a través de la cual tienes acceso a un curso nuevo cada mes (así como todos los que ya están disponibles). Si quieres, échale un vistazo a todos mis cursos de edición para fotógrafos y videógrafos.

Si te has quedado con alguna duda, puedes consultarme por aquí o a través del email.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *