¿Por qué ir a talleres de fotografía? | Aprendiendo en Workshops

Todos hemos tenido la duda en algún momento de si ir o no a un taller de fotografía en el que estamos interesados, pero siempre está la eterna duda de si merece la pena gastar el dinero en ello, si se aprende lo suficiente, etc…

Seas un iniciado en el mundo de la fotografía o un profesional ya asentado en tu sector, te recomiendo que prestes atención porque pienso que puedes sacarle jugo a este post.

Eso sí, como siempre, hay que empezar desde el principio.

¿Qué es un workshop de fotografía? ¿Qué se hace en un taller de fotografía?

Un workshop o taller fotográfico (que significan exactamente lo mismo, pero suena más guay decirlo en inglés) es como un mini curso presencial sobre una temática en concreto.

En fotografía, estos talleres consisten en que hay uno o varios ponentes que van a dar charlas y, posteriormente, se les puede hacer preguntas, hablar un rato con ellos, etc… Estos ponentes son, lógicamente, fotógrafos reconocidos en su campo, por lo que tienen mucho que enseñar a la mayoría.

Generalmente en los workshops de fotografía se incluyen actividades prácticas para que todos los asistentes puedan aprender.

A veces los talleres fotográficos duran varios días, otras veces sólo unas horas.

Aquellos que duran un día entero suelen incluir una comida, y los que duran varios días pueden incluir alojamiento, pero todo esto depende de cada taller.

¿Merece la pena asistir a un workshop o taller fotográfico?

Un workshop generalmente se promociona haciendo ver al espectador que vas a aprender un montón sobre una temática, pero no es lo único interesante que tiene.

Conoce a un fotógrafo que admiras a través de un taller fotográfico

Cuando vas a un workshop, generalmente lo haces porque el fotógrafo que da la ponencia es un fotógrafo de esos que sigues fielmente en Instagram y otras redes sociales.

Pues bien, en un workshop vas a poder conocerlo en persona y saber cuáles han sido sus experiencias. Pero, en este caso, conocerás la realidad, no lo que se aparenta a través de redes sociales.

Descubre nuevos fotógrafos en el sector

Esto es algo muy importante que la gente suele pasar por alto. Muchos de los que van al mismo taller que tú como audiencia son fotógrafos profesionales que se dedican al mismo sector y lo hacen de categoría.

En el propio taller es un buen momento para conocerles, ver su trabajo y aprender de ellos.

Analiza a la competencia

Esto es algo que digo sin maldad, pero muchos de los que están en el mismo taller que tú pueden ser competencia. En e workshop tienes la opción de ver cómo trabajan y conocerlos en persona.

Pero, lo más importante, tienes la opción de dejar de verlos como competencia y pasar al punto siguiente.

Haz contactos y alianzas con otros fotógrafos del sector

Estos fotógrafos que se mueven en el mismo sector que tú y podrías considerarlos como competencia, deberían de ser considerados como una alianza, o sea que aprovecha el workshop para que así sea.

No te estoy diciendo que te fuerces a ser colega de cualquiera que se dedique al mismo sector que tú, pero sí que te fuerces a conocer a gente nueva que se dedica a lo mismo que tú. Estoy seguro de que más de uno te va a caer bien, te va a gustar su trabajo y propondréis llamaros el uno al otro en caso de que os salga un trabajo en una fecha en la que no podéis aceptarlo.

Es una forma genial de empezar a hacer trabajos en otra ciudad, hacer intercambios de trabajos solapados con gente que has conocido en el workshop.

Tampoco vayas sólo con esa intención porque la gente te verá el plumero y serás el interesado del grupo.

Conoce gente y pásalo bien

Este punto quizás es el que más me gusta a mí. Conocer gente, disfrutar, aprender y, durante el camino, pasarlo bien.

Independientemente de que vas a conocer a otros fotógrafos, vas a conocer a otras personas. Y algunas de ellas te van a caer muy bien, o sea que puedes disfrutar de estar hablando con ellas (sobre todo en los descansos, durante las ponencias hay que prestar atención).

En un taller de fotografía vas a aprender un montón

Este, como te he dicho previamente, es el motivo principal por el que la gente suele ir a un workshop fotográfico. Sin embargo, muchas veces no se plantea del todo bien, ya que no sólo vas a aprender del ponente, sino del resto de personas que vas a conocer en el mismo.

Como te he dicho, hay otros profesionales de la fotografía que se dedican a ese mismo campo o que son fotógrafos en otro sector pero sienten interés por el sector concreto del workshop y quieren abrirse camino. Sea cual sea el caso, me juego lo que sea a que más de uno es muy bueno haciendo lo que hace y tienes algo que aprender de cada uno de ellos. Incluso del que menos sabe de todo puedes aprender a tener ganas de aprender.

Fíjate bien en los ponentes secundarios

Generalmente hay un ponente principal y varios ponentes secundarios.

La mayoría de los asistentes suelen comprar la entrada por el ponente principal. Sim embargo, muchas veces te quedas flipado de lo bien que lo hace el ponente secundario.

Esto es como cuando vas a ver a una leyenda del rock y ves que el telonero es buenísimo. Aquí pasa igual. Gracias a haber ido a este workshop conocerás a nuevos referentes en el sector.

¿En qué fijarse para decidir si ir a un workshop de fotografía?

La verdad es que hay tantos talleres de fotografía que resulta difícil decidirse por uno. Por ello, voy a darme mis consejos sobre en qué me fijo yo a la hora de decidir si voy a uno o no, por orden de importancia.

1-¿Quién es el ponente del taller?

Este es el motivo número uno por el que voy al workshop. No se trata exclusivamente de que me guste como fotógrafo, sino que lo respete como persona y me guste su estilo de vida.

Si el ponente del taller de verdad te gusta, vas a disfrutar mucho del mismo y, además, estoy seguro de que vas a aprender más de lo que puedas pensar previamente.

2-¿Cuál es la temática del workshop?

Obviamente esto va ligado a lo que te he comentado anteriormente. No tiene por qué ser 100% un taller de algo a lo que te dediques profesionalmente como fotógrafo, sino alguna rama de la fotografía que te apasione igualmente.

Por supuesto, si trata de aquello a lo que te dedicas y además te apasiona, mejor.

Por otra parte, puede que el ponente hable de lo que siempre suele hablar o simplemente hable de otras cosas de las que no suele hablar generalmente, pero son igual de curiosas e informativas.

3-¿Cuánto dura el taller?

Esto es algo en lo que me fijo mucho. ¿Por qué? Porque cuanto más dure, más gente me da tiempo a conocer, más se suelta todo el mundo, mejor lo pasamos, más aprendemos…

Intento evitar los talleres de unas pocas horas, pero a veces no hay otra opción. Lo ideal son talleres de mínimo un día.

4-¿Qué actividades hay?

Este es otro factor imprescindible. Generalmente, además de charlas puramente teóricas, suele haber algún que otro ejercicio práctico (por ejemplo, ver cómo hace una sesión de fotos uno de los ponentes a tiempo real).

Este tipo de actividades dinamizan mucho el taller y, además, te hacen aprender un montón porque te fuerzan a salir de tu zona de confort.

5-¿Cuántas plazas hay para ese workshop?

Para mí es también muy importante que no haya muchísimas plazas. Si hay mucha gente, ya no es un taller, sino un evento, y deja de ser tan personal.

Me encanta cuando vas a un taller y hay muy poca gente, porque de esta forma puedes conocer más profundamente a las personas y disfrutar de la experiencia al máximo.

Lo ideal es un workshop de máximo 50 personas. A ser posible 20-30.

6-¿Cuánto vale?

Esto es lo último en lo que me fijo, ya que depende de todo lo anterior será más o menos caro.

Si va un ponente muy conocido mundialmente el precio va a ser mucho más alto que si va alguien conocido solamente en el ámbito nacional.

Sea como sea, es el último factor en el que me fijo para decidir.

Mi experiencia en workshops o talleres fotográficos

En mi caso concreto, sólo he estado en un workshop hasta la fecha y lo pasé tan bien que me quedé con ganas de ir a muchos más. Luego, por motivos personales, estuve unos meses sin poder ir.

Sin embargo, ahora mismo tengo una entrada para otro taller fotográfico para el mes que viene y tengo muchísimas ganas.

Como puedes ver, un workshop es formación y experiencia pura y dura. Y no hay que escatimar en ninguna de las dos para avanzar profesional y personalmente. Por cierto, si estás interesado en seguir formándote como fotógrafo o videógrafo, puedes echarle un vistazo a mis cursos de fotografía y vídeo.

Espero haberte ayudado a decidirte y que te atrevas a dar el salto a ir a algún que otro workshop.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Francisco Javier Mares Guardiola.
Finalidad: Poder gestionar y moderar los comentarios que realices.
Legitimación: Tu consentimiento para la finalidad descrita.
Destinatarios: No se cederán datos a terceros no necesarios para el desarrollo de la actividad, salvo por obligación legal. No se harán transferencias de datos a terceros países.
Derechos: Puedes acceder, rectificar y suprimir tus datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional y detalladaPolítica de Privacidad.

¿Quieres aprender todos mis secretos?

monte cook hooker valley track

Algo es secreto cuando no es compartido. 

¿Y si te digo que en mis cursos te comparto absolutamente todo lo que me ha llevado a tener el nivel que tengo ahora mismo?

Así es, ya no es un secreto, y tú puedes hacerlo igual que yo, o sea que EMPIEZA YA.