Share on facebook
Share on twitter
Share on email

¿Luz continua o flash? ¿Cómo usar la luz continua en fotografia?

Lo que vamos a ver en el artículo de hoy son las diferencias principales entre la luz continua y flash a la hora de iluminar en fotografía, tanto en interiores como en exteriores.

Antes de que te leas este artículo, te recomiendo que le eches un vistazo a este otro en el que hablo de iluminación básica en retratos y de la teoría de la luz.

¿Cómo y cuándo y por qué usar la luz continua en fotografía?

Generalmente la luz continua es muy usada por aquellos que van a hacer vídeo, por razones obvias. El flash sólo está presente durante apenas unas centésimas de segundo, por lo que es absolutamente inútil en vídeo.

Por otra parte, la luz continua, además de para vídeo, se usa también para empezar en la fotografía de estudio. Supongo que te preguntarás por qué. Es bien sencillo, con la luz continua te va a ser mucho más fácil manejar la luz, ya que puedes ver a tiempo real como esta afecta al sujeto principal.

Por lo tanto, con la luz continua es más fácil rectificar en todo momento la posición de la luz, el modelo, etc…

Por otra parte, podemos exponer la fotografía con el exposímetro incorporado en la cámara antes de disparar, ya que la luz se encuentra todo el rato activa.

¿Cómo y cuándo usar flash en fotografía?

Es obvio que el flash es la iluminación por excelencia para fotografía de estudio. Y no es para menos, ya que tiene unas ventajas tremendas en comparación con la luz continua.

En primer lugar, tiene una potencia superior en prácticamente todos los casos. Antiguamente esto se noto en exceso, aunque ahora con la globalización de la iluminación LED como fuente de iluminación continua ya no se nota tanto esta diferencia.

El caso es que el hecho de que el flash tenga más potencia nos permite disparar a velocidades de obturación superiores, diafragmas más cerrados a ISOs inferiores, lo cual nos da a opción de conseguir congelar el movimiento, una profundidad de campo y una nitidez bestiales y una calidad de imagen máxima, respectivamente.

Recuerda que si quieres aprender todos estos conceptos y mucho más, puedes suscribirte a mis cursos para fotógrafos.

Otra ventaja del flash es que no se calienta tanto y, claro, esto se nota cuando vas a hacer fotografía de comida o de modelos en verano (no queremos que nadie pase un calor excesivo).

He de decir que con la iluminación LED continua este problema ya no ocurre de forma tan acentuada como con las tecnologías de luz continua usadas anteriormente.

Por otra parte, la iluminación flash tiene la ventaja de disponer de decenas de accesorios que no tiene la iluminación continua (aunque algunos de estos sí).

Y como última ventaja de la iluminación flash, la temperatura de color de la luz es de 5500ºK y de la mejor calidad posible.

Recomendaciones de luz continua o flash

  • Si vas a hacer tanto foto como vídeo, te recomiendo luz continua sin duda.
  • Por otra parte, si vas a comprar luz continua, no compres nada que no sea LED. Hoy en día es, sin lugar a dudas, la mejor tecnología.
  • Si vas a hacer sólo fotografía en estudio y te va a interesar congelar el movimiento a altas velocidades de obturación, compra flash.

Y dicho esto termino esta breve lección. Si tienes dudas o información que añadir, deja un comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *